Pentecostés para lingüistas

En su fatalismo habitual, la sociedad de Occidente ha considerado siempre un castigo divino la diversidad de lenguas, a partir del episodio de la construcción de la torre de Babel (Génesis 11, 1-9). Con el fin de afrontar la soberbia humana, Dios se vale de un medio: la confusión entre los hombres a la hora de …